DUNE: EL FALLIDO PROYECTO DE JODOROWSKY

Artículo creado y maquetado por el General Nathan Kurtz para La Órbita de Endor.
Prohibida la reproducción total o parcial sin el consentimiento de su autor.
| Volver al menú |

INTRODUCCIÓN - PRESENTACIÓN

Cuando en el espacio Negro sobre blanco de nuestro podcast, La Órbita de Endor hablamos de la novela "Dune" de Frank Herbert citamos, al hablar de las adaptaciones cinematográficas que había tenido, un proyecto que lideró Jodorowky y que, no sabemos si por suerte o por desgracia, nunca vio la luz.

Tiempo después, cuando nos ocupamos de las películas de "Alien" volvimos a citar la aventura de Jodorowsky ya que Dan O'Bannon participó en ella y eso le permitió conocer a H.G.Gigger al que más tarde recomendó para que fuese incluido en la producción de "Alien: el octavo pasajero".

Tras esta segunda referencia muchos oyentes se han interesado por esta fallida película y nos han pedido que contásemos más cosas sobre ella y eso es lo que vamos a hacer en este artículo. Un trabajo que ya avisamos será breve porque lo que se conoce, y se puede acreditar, más allá de la leyenda urbana y el puro bulo, tampoco es excesivo. Aclarado esto, empecemos...

LA GRAN SUBASTA

La novela "Dune" de Frank Herbert fue publicada en 1.966 y fue un éxito rotundo motivo por el cual el interés de la industria Hollywoodiense por adaptarla a la gran pantalla fue casi inmediato. Las ofertas no tardaron en llegar y el agente del novelista, tras estudiar unas cuantas, se decantó por la que ofrecía más garantías.

El promotor del proyecto era Arthur P. Jacobs, productor del mítico "Planeta de los Simios" (1.968) y además de contar con un presupuesto que rondaba los 20 millones de dólares se aseguró que el director seria David Lean, todo un peso pesado que había firmado cintas célebres como "El puente sobre el río Kwai" (1.957) , "Lawrence de Arabia" (1.962) y "Doctor Zhivago" (1.965).

Por desgracia, y aunque se trataba de un hombre relativamente joven, tenía tan solo 51 años, Jacobs tuvo un fallo cardiaco que acabó con su vida y los nuevos responsables de la productora decidieron abandonar el proyecto entre otras cosas por las nuevas exigencias económicas que impuso el autor de la novela [1]

[1] Aunque este punto no esta plenamente demostrado parece ser que Frank Herbert había triplicado el dinero que exigía por la adaptación ya que precisaba mucho dinero para pagar el tratamiento que necesitaba su esposa, enferma de cáncer)

El acuerdo se dio por cancelado y el agente de Herbert estudió nuevas ofertas decantándose por una que venía desde Europa y más concretamente de un grupo de inversión encabezado por Michel Seydoux un excéntrico millonario que había elegido al chileno Alejandro Jodorowsky para que coordinase todo el proyecto [2]

[2] Seydoux empleó su dinero para producir películas y para controlar clubs de futbol. En la actualidad es presidente del Lille OSC y figura como productor en películas, sobretodo francesas, como "Cyrano" (1.990)

El presupuesto se fijó finalmente en 10 millones y Frank Herbert aceptó las líneas básicas que se le presentaron y firmó el contrato de modo que Jodorowsky inició la planificación y, como no podía ser de otro modo, empezó por el guión. El chileno había pensado en filmar unas 14 horas que se entregaría al público en dos formatos, una película de unas 3 horas y una serie de televisión de 6 capítulos de una hora de duración. Las 5 horas sobrantes era metraje extra que quedaría descartado en la sala de mezclas.

LA PRE-PRODUCCION

Cuando el guión estuvo finalizado Herbert viajó a Paris y dio el visto bueno reconociendo que, pese a tener algunos cambios menores, era sumamente fiel a su obra. Aceptado el texto Jodorowsky empezó a trabajar en el aspecto visual y con la premisa de mostrar en la gran pantalla algo totalmente diferente contactó con tres grandes y poco convencionales ilustradores H.R. Gigger. Chris Foss y Moebius todos ellos pertenecientes al círculo bohemio en el que se movía él.



Imagen promocional de la producción de Jodorowsky y Seydoux

Gigger se ocupó entre otros elementos de los míticos gusanos de arena del planeta Arrakis y del palacio del Barón Harkonnen. Foss se centró en las naves que como postulado inicial debían tener mucho colorido y formas nunca antes vistas. Para Moebius quedó el diseño del vestuario tarea para la cual realizó miles de bocetos (algunas catalogaciones, pese a estar incompletas, hablan de más de 2.800).

Entre los lugares que se sondearon para la filmación estaban España por las referencias taurinas que tiene la casa de los Atride en la novela y Argelia cuyo desierto debía convertirse en el desolado Arrakis y dado que la cinta tendría muchos efectos especiales Jodorowsky buscó alguien que se ocupase de este apartado. El elegido fue, como ya sabemos, Dan O'Bannon que en ese momento (1.974) tenía 28 años. Se trató sin duda de una elección extraña pues su experiencia era limitada ya que sólo contaba con la producción "Dark Stark" estrenada ese mismo año bajo la dirección de John Carpenter [3]

[3] Como se contó al hablar de la saga Alien, Carpenter y O'Bannon se conocieron en la universidad y como tesis doctoral presentaron una producción de serie B llamada "Dark Stark" que luego sería llevada al cine con el apoyo del productor teatral Ronald Sushett.

La banda sonora era otro de los puntos fuertes de la cinta y Jodorowsky contactó con el grupo Pink Floyd que debía encargarse del grueso de la película que también contaría con temas sueltos de Mick Jagger, de la banda francesa Magma, del experto alemán en música electrónica Karl Stockhausen y de los británicos Henry Cow.

El casting era otro punto central y se empezaron a barajar distintos nombres como el de Alain Delon (Duncan Idaho), el de David Carradine (Leto Atreides), el de Gloria Swanson (Gaius Helen Mohiam) y el de la cantante Amanda Lear (La princesa Irulan). Otros papales como el de Paul Atreides, fundamental para la película, no terminaban de ser cubiertos pero si algo sorprende en el extraño casting es la presencia de Orson Welles dando vida al Barón Harkonnen y a ni más ni menos que el genial Salvador Dalí haciendo de Emperador.

Si alguno no cree que la presencia de Welles y Dalí estuviese asegurada tampoco se creerá, aunque estén documentados, como consiguió hacerse con sus servicios el bueno de Jodorowsky ya que como vais a leer en el siguiente punto la realidad supera la ficción.

ORSON WELLES Y SALVADOR DALÍ

En el caso de Welles, sabiendo que el mítico director de "Ciudadano Kane" (1.941) residía por esas fechas en Paris y frecuentaba un mismo restaurante aunque no sabía cual ni que días, Jodorowsky mandó a uno de sus ayudantes que lo averiguase, llamando a todos y cada uno de ellos, hasta dar con el dato. Cuando este lo hizo Jodorowsky se acercó al restaurante y pidió al camarero que le sirviesen a Wells una botella de su coñac favorito.

El cineasta norteamericano agradeció el gesto del desconocido invitándolo a charlar y Jodorowky aprovechó para ofrecerle el papel. La respuesta de Wells, en esa época totalmente desencantado con el cine, fue negativa y para convencerlo Jodorowsky le prometió que el Cheff de ese restaurante que tanto le gustaba sería contratado para el catering y le garantizó que estaría haciéndole comidas sin parar día y noche. Wells, que era un obeso incontinente que devoraba más de 9 platos en cada comida, accedió.

El caso de Salvador Dalí fue aun más extraño. El extravagante pintor, un habitual del ambiente bohemio parisino solía evaluar a sus interlocutores haciendo ciertas preguntas extrañas en las que esperaba una rápida y aguda respuesta. Si esta se producía Dalí se abría al extraño pero si no era así no había nada que hacer. Así ocurrió con Jodorowsky que pudo compartir mesa con el grupo de Dalí que les contó que cada vez que iban a la playa tanto él como Picasso encontraban relojes enterrados en la arena. Dicho esto le preguntó a Jodorowsky si a él le pasaba lo mismo y este contestó como el rayo que jamás había encontrado ninguno, pero que si había perdido cientos.

La respuesta agradó a Dalí que dio a Jodorowsky la oportunidad de seguir charlando y este, ni corto ni perezoso, le ofreció el papel de Emperador en el proyecto de "Dune". Dalí no estaba interesado en la actuación pero pensó que sería interesante ser el actor mejor pagado del mundo y le exigió un pago de 100.000 dólares la hora. Jodorowsky aceptó y lo hizo pensando en un sistema que le permitiría que Dalí actuase muy pocos minutos. Su idea era que el Emperador (Dalí) solo apareciese en una escena, manejando un androide con un aspecto similar al suyo pero con piel claramente artificial, ocupando el droide el papel del Emperador en el resto de la cinta.

Todo parecía acordado pero Dalí, tuvo una de sus ocurrencia y dijo que si él era el emperador, y por ende el centro mismo de la galaxia, su propio centro corporal, su ano, debía salir en pantalla así que exigió que se le mostrase defecando. El pintor había diseñado un baño con forma de delfines y como cagar ante la cámara no le terminaba de convencer exigió además que lo hiciese un animatronic en su lugar.

FIN DEL PROYECTO

El marrón de crear el animatronic recayó en O'Bannon en un ejemplo más de lo que fue la pre-producción, un proceso que se alargó 2 años y elevó tanto los costes que hizo ver a Seydoux que con los 10 millones previstos no tendría ni para empezar y optó por cancelar el rodaje antes de que este se iniciase.

En un intento por minimizar la perdida se intentó realizar una producción europeo-norteamericana y el ingente material de pre-producción fue de estudio en estudio sin que nadie se atreviese con a retomarlo y aunque H.R. Gigger montó en cólera y O'Bannon, arruinado, tuvo que ser internado por una aguda crisis, en ese proyecto se formaron grandes amistades. De todos es conocido que Jodorowsky y Moebius se convirtieron en grandes amigos y firmaron obras como "El Incal" y algo similar sucedió con Gigge y O'Bannon y eso permitió que este último enchufase a su colega en la producción de "Alien: el octavo pasajero"



Una poco usual imagen de H.R.Gigger y Salvador Dalí

H.R. Gigger no llegó a conocer en persona a Dalí mientras trabaja en el proyecto pero ambos coincidieron en Port Lligat. El pintor español ya conocía el trabajo de su colega y cuando se lo presentó a Gala, su compañera, lo hizo como un "especialista en monstruos y pesadillas". Lo que tal vez no sepa todo el mundo, y aquí tenemos mi habitual referencia al universo Star Wars, es que O'Bannon, gracias a los trabajos que se pasearon por las productoras, obtuvo trabajo en la producción de "Star Wars Episodio IV: Una Nueva Esperanza" donde asistió a John Dykstra.

GALERÍA DE IMÁGENES

Como cierre de esta artículo os ofrezco una pequeña galería fotográfica con varios trabajos de Gigger, Foss y Moebius para el fallido proyecto de "Dune". Gracias a ellas os podréis hacer una imagen de cómo podría haber sido este fallido proyecto pero sin con lo mostrado no es suficiente podéis hacer una búsqueda en la red ya hay cientos de imágenes como estas y buscando con un poco de paciencia encontraréis la mayoría del material disponible.

--- PULSA SOBRE LAS IMÁGENES PARA VERLAS A MAYOR TAMAÑO ---
© H.R.Gigger
© H.R.Gigger
© H.R.Gigger
© Chris Foss
© Chris Foss
© Chris Foss
(Duncan, Gurney y Thufir Hawat)
© Moebius
(Leto Atreides y Lady Jesica)
© Moebius
(El Emperador y el Conde Fenring)
© Moebius

Si has encontrado algún error en este artículo o quieres hacerme llegar tus comentarios o sugerencias puedes usar la dirección de correo que figura en el apartado síguenos que encontrarás en la parte superior de la pantalla.

© Coronel Nathan Kurtz
19 de Febrero de 2013

| Volver al menú |