LAS EDITORIALES INDEPENDIENTES DE COMICS USA

Artículo creado por Raúl Martin y maquetado por Kurtz para La Órbita de Endor.
Prohibida la reproducción total o parcial sin el consentimiento de su autor.
| Volver al menú |

Aquel que sin ser un gran experto en cómics se haya interesado en seguir sus derivados cinematográficos y televisivos durante los últimos años, tal vez se esté formulando algunas preguntas a estas alturas. Cosas como por ejemplo, ¿comparte Hellboy universo con Spiderman o Los Vengadores? ¿Suceden las aventuras de Sin City cerca de Metrópolis o Gotham City? ¿Y Spawn, compartirá algún día tramas con el Motorista Fantasma? ¿Veremos superhéroes zombis alguna vez en Los Muertos Vivientes? En todos los casos la respuesta es no. Aunque tampoco se pueda responder con un no categórico, porque en el mundo del cómic nunca se ha de estar seguro al 100% de que algo no vaya nunca a ocurrir. Pero la razón principal a la respuesta negativa de todas las preguntas de antes reside en que los ejemplos citados no se encuentras en las editoriales Marvel ni DC, sino que proceden de una tercera categoría del cómic USA conocida genéricamente como las editoriales independientes.

Y se las denomina de esta manera, editoriales independientes, porque bajo esta categoría se conjuntan una serie de editoriales que no pertenecen a grandes grupos empresariales como Marvel, propiedad de Disney, o DC Comics, perteneciente al grupo Warner. Las editoriales independientes suelen ser empresas fundadas por emprendedores que subsisten gracias a un tipo de negocio diferente, que como iremos viendo en este artículo se rige por otras normas y se cuantifica en una escala de ventas mucho menor. Sin embargo, que un producto provenga de este tipo de mercado no significa que se le niegue automáticamente el acceso al éxito, como bien ejemplifican los casos de Spawn (Image Comics), Hellboy (Dark Horse), Sin City (Dark Horse), From Hell (Kitchen Sink), Las Tortugas Ninja (Mirage Studios), el Cuervo (Kitchen Sink) y otros tantos . Vayamos ahora a la práctica mostrando algunos de los ejemplos más relevantes de este no tan conocido modelo de negocio comiquero.

     

Portadas de los cómics Spawn, el cuervo y Sin City
(Pulsa sobre ellas para verlas a mayor tamaño)

Una de las editoriales independientes más antigua fue Kitchen Sink Press (1970 - 1999) esta empresa militó en los difíciles años 70 para brindar al mundo del cómic obras tan notables como El Cuervo (The Crow) de James O'Barr o el From Hell de Alan Moore entre otros muchos éxitos. Kitchen Sink contó con el honor de publicar las aventuras del icónico The Spirit de Will Eisner en color. Otra añeja amiga de los lectores es Eclipse Comics (1977 - 1993). De este sello pudimos disfrutar en España de Alien Terror (1986) o del entrañable Zot! (1984) del erudito Scott McCloud. Pero si por alguna cosa pasará a la historia esta casa es por haber lanzado al mercado americano, y por consiguiente a la palestra internacional, nada menos que el Miracleman de Alan Moore. Este cómic crepuscular de superhéroes se ha convertido en nuestros días en una cotizada obra de culto que debido al lastre de los litigios crónicos que arrastra desde hace décadas no se ha podido reeditar, deviniendo por ello sus copias en algo así como los Stradivarius del cómic. Y sin dejar el mausoleo de independientes dignas de recordar pasamos a Comico Comics (1982 - 1997), cuna de la mítica colección Grendel en 1983. Otros sellos dignos de reverencia son First Comics (1983 - 1991) y Capital Comics (1981 - 1996). Y es que estas marcas fueron las que nos brindaron por primera vez las colecciones de Nexus (1981) y Dynamo Joe (1986), una tal vez más recordada que otra, pero ambas propuestas de ciencia ficción con suma calidad.

     

Portadas de los cómics Miracleman, Dyanmo Joe y Grendel
(Pulsa sobre ellas para verlas a mayor tamaño)

Pero afortunadamente no todos son proyectos ya fallecidos. En la actualidad se cuentan una gran cantidad editoriales independientes a las que acuden todos los meses miles de lectores a la búsqueda de propuestas diferentes (o no tanto, que de todo hay) a Marvel y DC. La primera a nombrar ha de ser indiscutiblemente Dark Horse Comics, la independiente históricamente más recordada en nuestro país. Principalmente gracias a su asociación con Norma Cómics. Esta compañía lleva largos años introducida en nuestro país, y le sirve a este redactor para explicar uno de los conceptos más diferenciadores de las independientes respecto a las mainstream (las dos grandes): las franquicias. Sin hablar nunca en valores absolutos, Dark Horse y las que vinieron después han sido las que más réditos comerciales han conseguido de la explotación de cómics basados en obras no originarias del medio. Es por eso que muchos lectores recordarán los cómics de Aliens, Predator y Terminator que Norma publicaba y que provenían todos ellos de Dark Horse. Este tipo de propuesta todavía continúa en la actualidad, dado que esta marca publica con éxito cómics basados en Buffy Cazavampiros (Buffy The Vampire Slayer) o Conan. Esta última franquicia trasladada desde Marvel cuando el contrato expiró. Sin embargo Dark Horse no es sólo franquicias de películas y series, puesto que con los años su apuesta por el cómic de autor de calidad ha dado frutos tan prósperos como Hellboy de Mike Mignola (y su derivada B.P.R.D.), Sin City de Frank Miller o una joyita poco conocida como es Concrete de Paul Chadwick. En la actualidad Dark Horse ha dado cobijo al interesante guionista Brian Wood, que tras su finiquito en Vertigo se ha pasado a esta casa para ofrecernos obras tan interesantes como la actual etapa de Conan o The Massive, una obra de cosecha propia de un futuro distópico realmente interesante.

  

Portadas de Hellboy y Aliens Apocalipsis
(Pulsa sobre ellas para verlas a mayor tamaño)

Y para quien Dark Horse no es la editorial independiente más conocida en nuestro país seguramente lo será Image Comics. Esta editorial nació de la más visceral polémica, dado que surgió en los años 90 cuando una serie de artistas muy preciados para Marvel y DC decidieron cancelar sus contratos y embarcarse en una aventura personal. Este acto coordinado le supuso a la industria comercial del momento un terremoto como nunca antes había habido, tardándose años en curar la herida abierta. Image se fraguó inicialmente como una editorial de cómic de superhéroes (Spawn, Wildcats, Cyber Force, Youngblood, Storm Watch, Savage Dragon...) , aunque pronto empezaron a asomar tímidamente propuestas más personales como The Maxx de Sam Kieth. Pero el verdadero despegue de Image como lugar de amparo de cómics independientes de autor sin relación con los héroes fue con la publicación de Los Muertos Vivientes (The Walking Dead) de Robert Kirkman. El éxito de este cómic (que ha sobrepasado ya la centena de entregas) no sólo la ha convertido en la obra más rentable de un autor del mundo del cómic; sino que además ha conllevado que en Image se vayan introduciendo infinidad de autores y comics de todo tipo. De esta manera, gracias a su política de apertura de puertas a todo autor con talento y entusiasmo, Image es actualmente la nueva Vertigo: la mayor cantera de talentos del mercado.

En cierta manera la próxima editorial independiente resulta el punto opuesto a lo que acabo de nombrar. Avatar Press se ha constituido actualmente en el redil de una serie de autores procedentes en su mayoría de Vertigo que buscan dar salida a sus proyectos con total autonomía. Los ejemplos más definitorios son Warren Ellis, Garth Ennis y Alan Moore. El primero publica comics de todo género (Freak Angels, Anna Mercury) aunque sin que acaben de tener el respaldo del público de Transmetropolitan o Planetary. Garth Ennis, sin volcarse tanto como su compatriota, iba por el mismo camino hasta publicar Crossed, un cómic de zombis/infectados que se ha convertido en el mayor éxito de la editorial actualmente. Alan Moore no publica aquí demasiado directamente, pero sí concede permiso para que se adapten obras suyas de diversa índole (relatos, óperas, guiones descartados...). Otra editorial independiente a destacar es Boom! Studios. En este caso se publican algunos cómics de autores con renombre como Irredeemable de Mark Waid, pero principalmente prueban suerte con franquicias algo secundarias como Do Androids Dream of Electric Sheep? (basado en la obra de P.K.D.), 28 días después (28 Days Later), The Planet of the Apes o Farscape.

Otra editorial con franquicias más potentes es IDW Publishing: Transformers, G.I. Joe, Star Trek, Angel de Joss Wheddon o True Blood. Esta marca también tiene una huella muy marcada en el mercado del cómic de terror con colecciones tan respetadas como 30 Días de Noche (30 Days of Night) de Steve Niles o la no tan conocida pero laureada Locke & Key de Joe Hill y Gabriel Rodriguez. También ha cosechado grandes bondades las adaptaciones de Parker, las novelas de Richard Stark, llevadas a cabo por Darwyn Cooke. Por otra parte Dynamite Entertainment también llama la atención. De sus propuestas creativas, dos autores llaman poderosamente la atención: Garth Ennis y Kevin Smith. Ennis publica allí y aquí The Boys (Norma), junto a otro buen número de obras que nos estamos perdiendo por estos lares: Battlefields (cómic bélico), Jennifer Blood (una justiciera y ama de casa) o The Shadow. Smith por su parte ya lleva un tiempo participando en franquicias como Green Hornet o The Bionic Man. Aparte de los autores, esta empresa se apoya en marcas registradas de la talla de George R.R. Martin's a Game of Thrones, más los recientes derechos de Terminator y Robocop. Y terminamos el apartado de franquicias con dos propuestas más. Archie Comics se encarga de publicar las obras relacionadas con el (allí) muy famoso personaje: Archie, Betty & Veronica o Jughead Double Digest. A la postre también se ha hecho con los derechos de dos personajes de videojuegos: Sonic y Megaman. Y el último de este apartado es Bongo Comics, donde se desarrolla toda la franquicia de cómics que tiene que ver con la serie The Simpsons.

     

Portadas de los cómics The Walking Dead, Crossed y Locke & Key
(Pulsa sobre ellas para verlas a mayor tamaño)

También tenemos ejemplos de editoriales que apuestan únicamente por el cómic de autor más primigenio, o creadas por el propio autor para (auto)publicar sus obras. Este último sería el caso de Abstract Studios, donde el autor Terry Moore lleva años publicando Strangers in Paradise, Echo o la reciente Rachel Rising. Y como muestra del cómic de autor más puro y militante, dos editoriales: Oni Press y Phantagrafics. Bajo estas insignias han visto la luz Odio de Peter Bagge, Usagi Yojimbo, Love and Rockets, Scott Pilgrim, Madman, Queen & Country o Ghost World.

Creo que el repaso ha sido largo y ya va siendo hora de no prolongarse más. Confío que este recorrido haya supuesto suficiente argumento para constatar que las librerías, la televisión o incluso el cine no sólo se nutren de comics procedentes de las grandes editoriales, sino que hoy aquí y mañana allá no paran de surgir obras nacidas en editoriales más modestas pero no por ello carentes de autores de talento o cómics interesantes. Y de paso nos ofrecen la oportunidad de continuar con aquellas historias que tanto nos gustaron en novelas, películas o series de televisión.

| Volver al menú |