EL SAMURAI Y SUS PREDECESORES

Artículo creado y maquetado por Kurtz para La Órbita de Endor.
Prohibida la reproducción total o parcial sin el consentimiento de su autor.
| Volver al menú |

I.- INTRODUCCIÓN.

Cuando empecé con la sección "Secretos del Japón" mi intención era, y sigue siendo, dedicar la mayor parte de su contenido a la figura del samurai hablando de su filosofía, de sus rituales, de sus armas y de su cenit y declive. Es lo que a mí más me interesa y creo que será también lo que más interesará a los lectores de este trabajo, sin embargo antes de entrar, por así decirlo, en harina, he tenido que completar dos artículos previos. Uno, ya publicado, y que puedes leer aquí, se ocupa del origen mitológico del Japón. El otro, el que estás a punto de leer, versará sobre la evolución del guerrero nipón hasta que este alcanza la imagen mental que tenemos del samurai.

Mi propósito con este artículo será además doble; que tengáis una visión de la evolución del sistema de gobierno Japonés y una idea clara de como fueron variando sus ejércitos. La tarea no es sencilla ya que la historia japonesa esta llena de acontecimientos divididos en "Eras" y en los que en ocasiones se mezcla realidad y leyenda (de hay que empezase con su origen mitológico) de modo que he optado por hacer una simplificación para que la lectura sea amena. Para ello, y corriendo el riesgo de que alguno me acuse de no ser exhaustivo, he recogido solamente los hechos más destacables y me he limitado a incluir las referencias a las distintas eras sólo como referencia cronológica y sin especificar que define cada una de ellas ni porque se eligieron sus curiosos nombres.



La pasión por el mundo natural, algo inherente a la cultura japonesa

Por último debo aclarar que si alguno de vosotros es un conocedor profundo de estos temas puede que tengas versiones ligeramente distintas a las que expongo. Si es así antes de decir "tienes un error" debéis tener presente que mucho de lo que se narra forma parte de tiempos muy pretéritos y por tanto hay corrientes de historiadores que tratan estos sucesos con aproximaciones diferentes. Yo he escogido las que me parecen más acertadas, pero reconozco que hay otras que son igual de válidas.

II.- LA PALABRA SAMARAI.

El término samurai (ver el kanji o sinograma que lo representa) ha sido usado con tal profusión que ha llegado a desvirtuarse y por eso creo que lo adecuado es que empiece aclarando que no todos los antiguos guerreros japoneses eran samurais y que no todos los samurais fueron guerreros ya que por ejemplo los había dedicados casi en exclusiva al arte de la escritura y la música.

La expresión samurai procede, como casi todos los estudiosos apuntan, de la palabra saburau [1] que se puede traducir como "servir" y a los así calificados se les puede considerar como la clase más alta en la sociedad de la época, una época que esta representada con el anagrama shi-nôk-kô-shô (guerreros / campesinos / artesanos / comerciantes).

[1] El término Saburai significaría entonces "aquellos que sirven" y, según algunos estudios, con el tiempo este se transformó en samurai una designación que mucho antes de referirse a la casta guerrera se aplicaba a la gente que cuidaba de los enfermos.

Antes de que el empleo del término samurai se impusiese en la Era Nara, años 710 a 784 DC, se empleó el termino bushi que en la actualidad considermos análogo pese a que su significado literal es "guerrero". Más adelante, en el Periodo Muramachi, siglos XV y XVI, se empezó a usar la denominación ji-samurai para referirse a los guerreros pertenecientes a las familias más poderosas que no estaban aliadas con el bakufu o gobierno militar, que ese época detentaban los míticos Kamakura.

III.- LOS GUERREROS PREHISTÓRICOS

La vida humana en el primigenio archipiélago japonés no era muy diferenta a la que conocemos de Asia y Europa y, aunque tras el paleolítico encontramos, la primera de las eras, la Era Jômon, no nos detendremos en esta y pasaremos directamente a la siguiente, la Era Yayoi que va del año 500 AC al 300 DC. Lo hacemos así porque en esta era, subdividida a su vez en temprana, media y tardía, fue cuando se descubrió el metal y se crearon espadas pasando la población a estar dividida en dos grandes grupos; gobernantes y súbditos.

En esa era el archipiélago evidentemente no esta unificado y existen cientos de caciques que gobiernan otras tantas comunidades. De esa época conocemos sólo una comunidad Yamatai-koku ya que fue sobre el desarrollo y expansión de esta sobre la que siglos más tarde se unificó la nación (Clan Yamato).

IV.- PRIMEROS CONFLICTOS CON COREA Y CHINA
(Era Kofun 205-530)

Como casi todos los pueblos el nipón tiene una historia plagada de guerras con sus vecinos y uno de los primeros con los que mantuvo conflictos de gran calado fue con Corea. La primera dispuesta ocurrió entre los siglos I y VI de la era cristiana cuando dicha península estaba dividida en tres reinos rivales a los que se conocía como: Koguryo, Paekche y Silla.



Esta pintura de caza en el muro de Muyongchong muestra la pericia de lo jinetes de Koguryo

Por afinidad racial los habitantes del archipiélago japones enviaron tropas en apoyo de Peakche. Se trató básicamente de fuerzas de infantería que fueron derrotadas y humilladas por la caballería de Koguryo en el año 400 DC algo que supuso un punto de inflexión en los ejércitos de las islas del sol naciente que vio con claridad que debía incorporar los caballos a su maquinaria bélica.

V.- LA INCORPORACIÓN DE LA CABALLERÍA
(Era Asuka 552 - 710)

Japón, cuyas llanuras del este eran ideales para la cría y adiestramiento de caballos, contaba con ejemplares magníficos pero no los empleaba en su maquinaria de guerra algo que cambió tras la derrota antes citada. Tal fue así que cuando en el año 602 Peakche reclamó de nuevo la ayuda de sus vecinos, Kume, el príncipe nipón que respondió a su llamada, acudió a la península Coreana con un grupo de entre 120 y 150 arqueros montados a caballo.

Los jinetes enviados tenían casi todos ellos el rango de Kuni no miyatsuko, algo así como funcionarios locales de la corte. Una corte que por cierto estaba entonces en poder de los Yamato que, como pago a su dedicación, les daban el estatus de autoridades locales y les facilitaba los ingresos necesarios para que pudiesen dedicarse en exclusiva a perfeccionar la monta y el disparo con el yumi (Yumi se suele traducir como "arco" aunque en realidad los ha de dos tipos; los largos llamados daikyu y los cortos o hankyu)

Estos primeros jinetes arqueros tienen ya las características básica del samurai y son un antepasado claro de estos sin embargo tanto su material bélico como otras características aun tendría que evolucionar bastante para conformar la imagen que tenemos hoy de ellos.

VI.- EL SISTMEA TAIHO
(Era Asuka 552 - 710)

En los años siguientes el emperador Temmu impulsó cambios en el anquilosado y poco práctico ejército nipón y sus sucesores continuaron su labor que culminó en el año 702 con el denominado sistema Taiho [2] . Se trataba de un reclutamiento pseudo forzoso y semiprofesional en el que cada heishi (Soldado) se integraba dentro de un gundan (regimiento) y debía prestar servicio durante una parte del año y siempre que hubiese un conflicto dedicando el resto del tiempo sobretodo a labores agrícolas. Cada unidad portaba un yumi (arco) con su correspondiente carcaj de flechas, un par de espadas colgadas en su cinturón y, en muchos casos escudos, algo que más tarde sería inconcebible para un samurai.

[2] El sistema Tiaho era en realidad un híbrido entre el viejo sistema japonés y el sistema chino de la dinastía Tang. Una de sus principales compilaciones la realizó Awata no Mahito por encargo el Emperador Mommu pero es sistema ser revesaría hasta recibir el nombre de sistema Yôrô.

Las tropas estaban destacadas en la capital imperial Nara y en las fortalezas de Kyushu y gracias a este método se conformó un ejercito estable que podían proteger al emperador, pero cuya lealtad no estaba totalmente garantizada. Y es que, pese a que la corte ganaba cada vez más peso y más fuerza militar, los grandes terratenientes, sobretodo los que dominaban los terrenos de pasto y tenían ancestros nobles de otros clanes, seguían siendo muy poderosos y conseguían influir incluso en la lealtad de los reclutas de la corte imperial que, en mucha ocasiones cambiaban de bando. Algunos lo hicieron sólo por dinero pero muchos otros, como veremos más adelante, lo hicieron también por culpa de la religión.

VII.- ESPADAS CURVAS EMISHI
(Era Nara (710-794)

Cuando la amenaza de una invasión coreana se desvaneció tras la unificación de Silla la corte nipona fijó sus ojos en la zona nordeste de Japón donde un pueblo a cuyos miembros llamaban emishi (bárbaros) causaban constantes revueltas. Tras varios choques en el año 737 se envió una expedición de castigo liderada por Ono no Azumibito que puso paz durante 40 años, pero en el año 774 se produjo otro gran alzamiento.

La corte volvió a enviar tropas y cuando estas llegaron a la zona los emishi optaron por la guerra de guerrillas lanzando rápidos y cortos ataques de caballería. En dichos ataques usaban a su favor el conocimiento del terreno y sus espadas curvas ya que estas son mucho más eficaces que las rectas cuando se combate desde la montura y en movimiento entre otras cosas porque tiende a engancharse menos.

La batalla de Koromogawa, en el año 789, donde murieron un gran número de reclutas, la mayoría ahogados, fue un golpe tan grande como el que se sufrió ante la caballería de Koguryo y las espadas curvas fueron incorporadas al arsenal militar dando así otro paso hacia la figura del samurai que estamos buscando.

VIII.- LOS KODEI
(Era Heian (794-1192)

En el año 796 Sakanoue no Tamuramaro, uno de los líderes de la corte que había sufrido más en la lucha contra los bárbaros recibió el título de "sei i tai shogun" (Gran general pacificador de bárbaros) expresión que años más tarde se usaría para designar a los líderes samurai.

Las largas revueltas emishi habían demostrado que el sistema de reclutamiento forzado existentes, basado sobretodo en una base de campesinado pseudo profesional, no era el más idóneo. Nara debía ser protegido por kondei (hombres fuertes), guerreros profesionales descendientes de las castas altas, los terratenientes, y se emitió un edicto por el cual cada uno de ellos sería asistido por dos mozos de cuadra que en tiempos de guerra serían soldados de infantería (ashigara). Se trataba de una estructura individual que se convertiría mucho más tarde en la que se seguiría con los samurai.



Hoja recta de espada joko-to y hoja curva del periodo Heian

En este punto, año 860, ya podemos apreciar todas las características de los samurai japoneses. Se había creado una casta guerrera en la que la corte había depositado su confianza y que estaba formada por combatientes a caballo, con arco y espadas curvas que vivían por y para la guerra y trasmitían sus bienes y tradiciones militares a sus descendientes. La nueva fuerza de nobles guerreros era, como hemos dicho, la encargada de proteger la corte, pero en muchas ocasiones se convirtió también en una fuerza opositora al emperador y uno de los ejemplos más claro, maquillado como enfrentamiento religioso se produjo con Taira no Masakado con quien terminaremos este artículo.

IX.- ¿SHINTOISMO vs BUDISMO?
(Era Heian (794-1192)

Aunque muchos puedan creer que la religión no guarda relación, ni tiene influencia, en el arte de guerra lo cierto es que ambas están muy relacionadas y la paulatina sustitución del Shintoismo por el Budismo, fruto de la colonización cultural china que barrió Japón, cambio profundamente tanto la sociedad nipona como la figura del guerrero.

Mientras el Shintoismo imperó en Japón la corte estuvo implicada en la vida de sus súbditos y el emperador condujo personalmente los ejércitos a la batalla. Así fue en el caso del emperador Temmu y en el de la osada emperatriz Jingô que capitaneó a sus fuerzas embarazada [3] sin embargo cuando la cultura china empezó a invadir la isla todo cambio. La corte se distanció del pueblo, el guerrero se profesionalizó (sistema Taiho ya citado) y la burocracia gano terreno haciendo que la brecha social fuese cada vez mayor.

[3] El hijo que la emperatriz llevaba en su seno durante la batalla era Ojin quien más tarde no solo sería emperador sino que se convertiría, tras la deificación que sufrió a su muerte en Hachiman, Dios de la Guerra.

Cuando la familia Fujiwara, cuya vinculación con la cultura y religión china era enorme, tomó el poder en Japón el archipiélago sufrió una fractura y muchos descontentos con la situación se alejaron de Kioto y se unieron a las antiguas familias niponas que aun permanecían fieles al Shintoismo.

Las bases para grandes revueltas estaban puestas y la primera de ellas llego en el año 935 de la mano de Taira no Masakado en lo que hoy en día conocemos como La rebelión Tenkei. El detonante del alzamiento fue que a Masakado se le negó el cargo de kebiishi, algo así como comandante de la policía nacional, y aunque fue finalmente derrotado por Fujiwara Hidesato y se le decapitó su rebelión, y su condición de Emperador Rebelde, duró nada más y nada menos que cinco años.



Moderna representación del rebelde Taira no Masakao usando su kanabô (Brutal mazo de hierro con remaches)
Este guerrero es legandario y muchos creían que tenía poderes mágicos como el de desdoblarse en dos

A este alzamiento le seguirían muchos otros, algunos motivados por cuestiones religiosas, pero la mayoría por disputas territoriales e impositivas, y eso nos daría, sobretodo en los siglos XIV y XV, la imagen actual que tenemos de los samurais como guerreros vinculados a los grandes señores feudales y a sus luchas intestinas.

© Coronel Nathan Kurtz (JFM - 2012)
Prohibida la reproducción de este artículo

| Volver al menú |