COMICS DESAFORTUNADOS, PROBLEMÁTICOS Y MALDITOS

Artículo creado por Raúl Martin y maquetado por Kurtz para La Órbita de Endor.
Prohibida la reproducción total o parcial sin el consentimiento de su autor.
| Volver al menú |

En el mundo del cómic, de forma indudablemente pareja al de otras artes, principalmente nos fijamos en los éxitos. También en algunos fracasos, muchos acaecidos cuando en el conjunto de páginas y viñetas de turno se han conjugado malas ideas con autores poco inspirados, imposiciones editoriales que truncan las cosas, etc. Pero ¿qué hay de aquellos cómics que pese a su singular calidad han sufrido problemas o son ilocalizables en las librerías? De estas obras poco se relata. Hoy servidor lo hará, hablando de algunos ejemplos de obras con argumentos de sobra para perdurar pero que factores externos a ellas han malogrado su destino. Y siento decir que la cosa no hará más que empeorar, dado que puestos a tratar cómics que han dado complicaciones, terminaremos con algunos ejemplos de trabajos que han arruinado la vida a sus propios autores. ¿Se apuntan a acompañarme por el lado más desventurado del 9º Arte?

CUANDO ES QUE NO ... ROTUNDAMENTE ES NO:

Empecemos por expresar que hay personajes los cuales no se sabe exactamente porqué pero no tienen suerte editorial. EL MOTORISTA FANTASMA es uno de ellos. Cuando un personaje creado en 1972 a fecha de 2014 cuenta con al menos 10 volúmenes - léase 10 números 1 a modo de relanzamiento- es que algo falla. El personaje que en los años 90 fue todo un tótem de Marvel lleva desde 1998 sin que ninguna de sus colecciones alcance los 50 ejemplares.



El Motorista Fantasma de 1972 a 2014 tan sólo 10 volúmenes

Para que nos hagamos una idea, otros personajes "periféricos" de Marvel que no disfrutan de la suerte de pertenecer a un supergrupo para respaldarles cuentan con muchos menos volúmenes y series más longevas. DAREDEVIL va únicamente por su volumen 3, PUNISHER va por el volumen 8, y de HULK apenas me salen una media docena de volúmenes. Otros chicos que van por el mismo camino son el supergrupo THE NEW WARRIORS. Sin extenderme tanto alegaré que una colección creada en 1990 (hace por lo tanto 24 años) ya cuente con nada menos que 5 volúmenes no constituye un escenario demasiado alentador.

PROBLEMAS LABORALES:

Nos separamos un poco de nuestro tema principal para tocar -como ya digo de forma un poco tangencial- el tema de la mala suerte a la hora de escoger equipos creativos. A la serie NEXUS de Mike Baron se le marchó un dibujante porque se negó a dibujar a Jesucristo alegando "problemas religiosos". Pero las cosas no acaban ahí, habiendo muchos casos de insubordinación o transfuguismo. Chris Bachallo dejó tirados tanto a Neil Gaiman como a Vertigo a mitad de la 2ª miniserie de MUERTE; y los fans de Vertigo todavía estamos esperando que Phil Jimenez reconsidere su huida y termine su en teoría obra magna OTERWORLD (2005 - …).

EN EL MOMENTO EQUIVOCADO:

En otras ocasiones el cómic tiene la mala fortuna de aparecer cuando resulta menos oportuno. Este es el caso de un número de la serie de Vertigo HELLBLAZER titulado Shoot. El ejemplar en cuestión proponía una historia de jóvenes armados de gatillo fácil en los institutos norteamericanos. El cómic en cuestión estaba listo para salir hacia la imprenta cuando ocurrió la masacre de Columbine (Colorado), suceso inmortalizado en el famoso documental de Michael Moore BOWLING FOR COLUMBINE. Con este trágico suceso como telón de fondo la editorial DC se replanteó la publicación de dicha aventura de John Constantine. Para más inri, el guionista del capítulo Warren Ellis se llevó tal mosqueo ante este acto de censura que zanjó prematuramente su recién arrancada etapa en la colección.



John Constantin en Hellbalzer - Shoot

Otro autor con bastante mala suerte si tenemos en cuenta su exigua producción es Neil Gaiman. Un guión del genial autor galés fue archivado durante años porque reunía a Superman y a Green Lantern cuando no tocaba. Afortunadamente pasados unos años dicho cómic vio la luz. Pero aquí no acaban las malas casualidades, la saga La Estación de Nieblas de la mítica serie SANDMAN estuvo a un pelo de no poder realizarse porque recordaba ligeramente a un megaevento del Universo DC. El crossover en cuestión sería finalmente desechado y afortunadamente en este caso el bache también se pudo sortear. No ocurriría así con este mismo autor y su paso por la malograda MIRACLEMAN. Para la serie del superhéroe ingles adoptado por EEUU Gaiman escribió 7 capítulos (números 18 al 24) quedando el último guión inédito ya no meses ni años, sino décadas. Y ya que hemos puesto sobre el tapete la colección MM, continuemos con la misma y su rocambolesca historia.

MIRACLEMAN, EL CUENTO DE NUNCA ACABAR:

Miracleman nació en el Reino Unido en 1954 bautizado como Marvelman, pero de esta etapa no hay demasiado a destacar. Sería a partir de 1982 cuando el guionista Alan Moore decidiese rescatar al personaje para la cabecera Warrior y progresivamente para la editorial americana Eclipse Comics cuando se entablarían los inconvenientes. Para empezar el título, un personaje nacido con vocación de emular a Superman y con parte de una importante editorial en su designación no tardó en sufrir las presiones de Marvel. De manera que Eclipse maquilló el producto y lo reconvirtió en MIRACLEMAN. Pasado un tiempo editora independiente sufrió una dramática inundación que terminó por rematar la frágil situación económica que sufría terminando con su clausura. A causa de esto se acabó MIRACLEMAN tanto para España como para el resto del planeta, convirtiendo esta serie en una obra inconclusa incalculablemente apreciada e imposible de reeditar. ¿Porqué ocurrió esto? Pues debido a que a mediados de los años 90 se inició un farragoso proceso judicial por conseguir los derechos de MM. Por un lado teníamos a Todd McFarlane, autoproclamado dueño de los derechos de todos los personajes de Eclipse previo desembolso económico al cierre de la misma. Y en la esquina opuesta del cuadrilátero se encontraba Neil Gaiman en representación del único autor que deseaba ejercer su derecho de propiedad sobre el personaje al haber participado en la obra y contar con el expreso beneplácito de otros coautores como Alan Moore o Alan Davis.



Marvelman/Miracleman de Marvel - Jefe Creativo Joe Quesada

Total, que el proceso se eternizaba durante años mientras que generaciones de fans por todo el mundo deseábamos la reedición de las historias de MIRACLEMAN. McFarlane fue perdiendo terreno poco a poco a la par que se iba retratando como un usurero egoísta y cabezota que no atendía a los tratos que Gaiman le fue brindando a lo largo de los años. Tendría el contencioso finalmente solución cuando Neil Gaiman contó con el apoyo legal de Marvel Comics, igualando así las capacidades de maniobra legal de ambas partes y resolviéndose la demanda favorable a Gaiman/Marvel. Parece ser que por fin tendremos de vuelta a MIRACLEMAN. Pero esta desafortunada historia, eterna para los que la hemos seguido paso a paso, no hace más que nos tomemos esta fase con suspicacia y nos preguntemos si no habrá de nuevo en el futuro un acontecimiento que perpetúe la leyenda de que MIRACLEMAN está gafada.

ESPAÑA (Y EUROPA) NOS TRAE DE CABEZA:

Nuestro país (y nuestro continente) continente a veces una serie de particularidades que no siempre casan con el mercado USA en todas sus dimensiones. Hay autores que parecen tener menos suerte en nuestras editoriales que otros. Warren Ellis es un buen ejemplo. El progenitor de THE AUTHORITY, PLANETARY o TRANSMETROPOLITAN tiene una notable cantidad de obras imbricadas con su faceta independiente completamente inéditas en nuestro país. Esto mismo le ocurre, aunque en una medida bastante inferior, a todo un Premio Eisner como Garth Ennis. Sin embargo uno de los ejemplos más hirientes resulta ser el guionista Brian Wood. Aunque entre sus trabajos podemos encontrar guiones firmados para la familia X o largas trayectorias en Vertigo, este autor continúa manteniendo una extensa parte de su trayectoria artística inédita en España. Ni siquiera se ha visto publicado material en teoría tan accesible como la 2ª parte de su notoria serie DEMO para Vertigo. Curioso particular cuando en nuestro mercado sí parece haber cabida para otros autores a priori más difíciles o de carreras enrevesadas como Brandon Graham (PROPHET, KING CITY).



La liga de los hombres extraordinarios - Dossier Negro

En este país tenemos otros casos de mala suerte. ¿Sabíais que existe una adaptación al cómic de la película DRACULA de Coppola, que está escrita por Roy Thomas y dibujada por el genial Mike Mignola tratándose además de uno de sus mejores logros gráficos? Efectivamente, dicho tomo existió y fue publicado en España por Ediciones B. Pero infortunadamente la desaparición de la editorial Topps Comics ha dado como consecuencia la imposibilidad para muchos de disfrutar de este ejercicio de maestría. Otro cómic vetado en los países de habla no inglesa es THE LEAGUE OF EXTRAORDINARY GENTLEMEN: BLACK DOSSIER (DC Comics, 2007). Entre el complejo entramado de personajes y referencias a obras clásicas de terceros que teje el Señor Alan Moore debe encontrarse uno o más casos de conflicto con derechos de autor. Esta losa legal mantuvo el tercer volumen de la serie distanciado de la traducción al castellano durante largos años. Afortunadamente el caso ya ha sido resuelto favorablemente. Estas dos obras citadas acogen el paradigma de lo citado en la abertura del artículo: obras de muy alta calidad cuya imposibilidad de acceso de debe más a la mala suerte que a la falta de voluntad editorial por publicarlas.

ESTO TE VA A COSTAR CARO:

Y llegamos al último apartado. Aquí expondremos algunos casos donde sus trabajos han costado muy caro a la trayectoria de un autor. Empecemos por el humor. Un género tan seminal como particular a la hora de las interpretaciones que ha traído de cabeza a muchos de sus autores. El caso de las caricaturas de Mahoma publicadas por el periódico danés Jyllands-Posten dio la vuelta al mundo en 2005. Y en España la revista de historietas EL JUEVES ha sufrido el "secuestro" de varias de sus portadas en diversas aproximaciones satíricas al concepto de la monarquía.

Otro chiste que costó muy caro a su autor apareció en la tira "Haciendo Amigos" de la revista DOLMEN. El autor David Ramírez se valió en aquella ocasión de dos personajes reales del mundillo editorial: el por entonces ex director editorial del Departamento de Publicaciones Populares de Editorial Planeta-DeAgostini, Antonio Martín, y el conocido dibujante humorístico Cels Piñol. La caracterización de Martín realizada por el autor no gustó en absoluto al personaje real, que por mor de mala suerte mantenía una profunda animadversión hacia un Piñol, el cual sí aparecía amablemente retratado en la tira. Todo esto se desmadró cuando el antiguo editor interpuso una demanda al dibujante y al editor de Dolmen por mancillar su honor. El pleito fue ganado por el demandante, obligando a un autor que apenas estaba empezando en el mundillo y contaba con recursos bastante limitados al reembolso una suma que era incapaz de afrontar. David Ramírez pudo afortunadamente superar este infortunio del destino y actualmente sigue produciendo cómics.



Portada censurada de El Jueves con viñeta de Manel Fontdevila

Y acabaremos ya con dos casos sencillamente tan bochornosos como trágicos. La revista satírica EL PAPUS (1973 - 1986) fue una publicación que apostó mucho por expresar una visión con carácter humorístico y crítico de la transición española. Tal compromiso le costó que el 20 de septiembre de 1977 el grupo delictivo de inclinación fascista Triple A (Alianza Apostólica Anticomunista) atentase mediante un artefacto explosivo contra la sede de la revista. Este acto cruel causó un muerto y 17 heridos. Se trata de un suceso cobarde y hasta donde servidor conoce el mayor atentado contra el mundo del cómic ocurrido en España.

Pero por desgracia hay un caso de fuera de nuestras fronteras igualmente sangrante. En 1978 desaparecía el guionista argentino Héctor Germán Oesterheld. Supuestamente el estamento militar argentino secuestró y asesinó a este autor por estar en desacuerdo con una obra de ciencia ficción que Oesterheld estaba publicando, EL ETERNAUTA. Valga decir que se trata de un cómic postapocalíptico acerca de una invasión extraterrestre donde la crítica política al régimen, si bien es cierto que puede interpretarse, aparece en una lectura entre líneas. Este suceso, tan trágico como indefendible, tuvo lugar tras una larga persecución y acoso tanto al autor como a la obra.

Siento acabar este artículo de una forma tan sombría, pero en la opinión de un servidor no se pueden desaprovechar las oportunidades de recordar a aquellos que sufrieron a consecuencia de algo tan digno como es expresarse a través de una forma artística y a los cuales hay que agradecer su sacrificio para que los lectores de hoy podamos disfrutar de su comprometido trabajo.

| Volver al menú |