THE STRAIN Y LA TRILOGÍA DE LA OSCURIDAD
STRIGOIS PARA EL SIGLO XXI

Artículo creado por Raúl Martin y maquetado por el General Nathan Kurtz para La Órbita de Endor.
Prohibida la reproducción total o parcial sin el consentimiento de su autor.
| Volver al menú |

En el mercado actual de las obras de entretenimiento con éxito hay un concepto que rige por encima de todos: la multiplataforma. O lo que es lo mismo, la traducción casi obligada de una pieza procedente un medio a otro (u otros) distinto. Ejemplos los tenemos a cientos, poco más o menos al instante en que una novela triunfa empezamos a enterarnos de rumores que prometen su adaptación al cine o la televisión; y si la franquicia sigue sin dar síntomas de agotamiento alargará su periplo por el mundo de los videojuegos, los cómics, las obras de teatro, los juegos de mesa y un largo etcétera.



Imagen promocional de The Strain

No nos vamos a engañar, las obras que hoy nos ocupan no son en absoluto una excepción a este fenómeno. Sin embargo sí que se debería destacar como anómalo la labor de imprimir calidad o -poniéndonos en la piel de sus detractores- como mínimo coherencia y honestidad a todos los derivados nacidos de la trilogía de novelas conocidas en lengua castellana como LA TRILOGÍA DE LA OSCURIDAD. Se trata de historias de monstruos, algo así como vampiros para ser más precisos, que han sabido apresar a un público con una fórmula maquillada espectacularmente, aunque de elementos clásicos, que como mínimo ha logrado la nada sencilla meta de llegar a ser reconocidas entre los aficionados del género de terror.


LA TRILOGÍA DE LA OSCURIDAD: HOJAS DE PLATA Y GUSANOS

Cuenta Guillermo Del Toro, padre de la criatura cultural que hoy nos ocupa, que la idea de estas novelas tomó forma originariamente de serie de televisión. Sin embargo ninguna cadena se mostró interesada en el proyecto, de manera que el agente Richard Abate (Endeavor, 3 Arts) aconsejó al director mejicano que reconvirtiera el material en una novela. Del Toro accedió, y para embarcarse con éxito en esta empresa ambos resolvieron contar con el escritor Chuck Hogan, un autor de más experiencia en el campo de las letras que terminaría por transformarse en coescritor de toda la trilogía. Por lo visto las ofertas audiovisuales brotaron abundantemente una vez la novela fue publicada, pero en ese momento Del Toro deseaba concentrarse en lo que ya estaba decidido que fuese una trilogía de libros y no quería correr el riesgo de que una traslación a otras plataformas contaminase la redacción de los textos.

1.- NOCTURNA (The Strain, 2009), escrita por Guillermo del Toro y Chuck Hogan

El principal argumento de la primera novela da comienzo cuando un avión comercial, un Boeing 777 de la compañía Regis Air, aterriza en el aeropuerto internacional JFK de Nueva York. Este hecho tan cotidiano termina por devenir un completo expediente x, puesto que en este vuelo todos los ocupantes parecen estar muertos. De este modo las autoridades del aeropuerto, poniendo en marcha el protocolo bacteriológico, hacen llegar a un equipo federal dedicado al estudio y prevención de enfermedades, una unidad del CDC. Así conocemos a su jefe de campo el Dr. Ephraim Goodweather, que llega junto al resto de su equipo compuesto por la Dr. Nora Martinez y el técnico Jim Kent. En paralelo a estos hechos, en el Bronx latino el profesor Abraham Setrakian (actualmente el mero propietario de una humilde tienda de empeños) se pone en estado de alarma ante este extraño suceso. Este arranque nos conducirá a que estos y algunos otros personajes descubran que tras este acontecimiento se esconde la secreta llegada de un peligroso vampiro que viene acompañado de una enfermedad incurable que transforma a las personas en una suerte de irracionales vampiros rabiosos quienes tan sólo obedecen a las órdenes del singular Maestro.

Eph Goodweather y Nora Martinez, a quienes más tarde se unirá el exterminador del servicio público de NY Vasiliy Fet, no tendrán más remedio que reconocer la existencia de seres tan inverosímiles como los vampiros y hacer causa común con el expeditivo profesor Setrakian. Como contrapartida tenemos que el Maestro cuenta con la complicidad del multimillonario empresario Eldritch Palmer, cuyo deseo de inmortalidad para su decrépito cuerpo propicia al patriarca vampiro todos los recursos precisos para extender la infecta plaga por toda la ciudad.

Hablemos ahora un poco de los personajes, sin duda uno de los principales alicientes de esta novela. Guillermo Del Toro y Chuck Hogan (un nombre de escritor poco solemne, ¿no os parece?) se esfuerzan porque el discurso de cada uno de los hombres y mujeres que nos encontramos en las páginas sea fidedigno. No sólo encontramos a personas completamente humanas, que también, sino que cuando habla por ejemplo un médico suena exactamente como tal, de la misma manera que cuando lo hace el exterminador, un astronauta, un operario de aeropuerto, un policía, etc. Esto, que puede parecer de cajón, no siempre se consigue en novelas como estas con un marcado acento de bestseller.



NOCTURNA (The Strain, 2009)

Además, los personajes tienen problemas y vidas corrientes más allá de lo que ocurre en ese momento. A los interlocutores de NOCTURNA les ocurren cosas tales como estar separados, tener madres dependientes y enfermas, o hermanos cuya actitud insensata torpedea la tranquilidad de toda la familia. Todo esto está muy bien integrado en una trama que como principal designio tiene la labor de contar firmemente como la plaga vampírica se va extendiendo inexorablemente día a día por la metrópoli. La novela no se olvida en ningún momento de su carácter de género de chupa sangres. Los Strigoi, como el bueno de Abraham Setrakian los califica, son analizados desde el punto de vista de la ciencia y literalmente diseccionados ante nuestros ojos para su posterior exposición de los cambios que experimenta el cuerpo humano una vez es víctima de la plaga. No se privan los dos autores de hacer guiños a un clásico como es DRACULA de Bram Stoker, dado que la llegada del avión fantasma es un deslumbrante tributo a la ya mítica llegada a puerto del Démeter en la novela de 1897. Tenemos también algunas metáforas y dobles lecturas para los lectores que se presten a ello. Es por eso que la única explicación que a servidor se le ocurre a la atenta narración del eclipse que acontece al principio de la obra se deba al fuerte simbolismo que guarda con la diabólica oscuridad que pronto atenazará al mundo.

Y finalizo el repaso a esta primera entrega aportando algunos peros que se pueden encontrar durante su lectura. El primero es la lentitud con que la obra arranca. Tal vez el esfuerzo por presentar una novela trabajada se interponga a conseguir que la misma sea dinámica y adictiva hasta bien entrada la mitad del relato. Esta segunda parte se devora con intriga, pero cuesta un poco llegar a la misma. Pero quizás lo más arduo de perdonar sea la extraña interpretación del castellano que el lector se encuentra aquí. En ciertos momentos - y obviamente pasando por alto cuando presenciamos la jerga de latinos de algunos personajes- la narración cambia del castellano neutro al que todos estamos acostumbrados y adquiere ciertos giros latinos un tanto extraños. Este efecto sinceramente confunde al lector que no sabe a qué se debe esto.

A modo de conclusión, decir que NOCTURNA es una novela con vocación de bestseller bastante bien documentada y más trabajada que su mayoría de parientes multiventas. Que nos presenta una nueva mitología de vampiros tan poco canónica como plausible -sin perder el respeto a las obras clásicas- y que funciona correctamente a rasgos generales si bien no resulta redonda por su empantanado arranque y sus fallos en la traducción.

2.- OSCURA (The Fall, 2010), escrita por Guillermo del Toro y Chuck Hogan

El argumento de esta segunda entrega, por encima del implacable y cada vez más evidente avance de la calamidad vampírica que se encuentra presente en todo momento, está centrado en un libro llamado Occido Lumen. Este volumen fictício, una suerte de Necronomicón, en teoría esconde la clave para terminar con el Maestro. Otro punto importante a destacar sobre esta novela es la revelación de que en realidad hay tres bandos en la contienda. Además de los ya conocidos -el capitaneado por el Maestro y sus opositores humanos con el Profesor Setrakian al frente-, se nos presenta una tercera vía compuesta por el alto consejo de los vampiros. Esta facción, cuyas decisiones han regido secretamente a la raza humana a lo largo de su historia, ha confiado en el pandillero Augustin Elizalde para que lidere una patrulla exterminadora mixta de humanos y vampiros afines.



OSCURA (The Fall, 2010)

OSCURA cuenta francamente con más acción y aventuras que su predecesora, y una vocación más ligera y dinámica. A los personajes se les continúa dotando de verosimilitud y un registro muy humano. Sin embargo, y pese a que en sus momentos finales nos despedimos de una serie de personajes que nos han acompañado desde hace tiempo, termina por ser la novela más intrascendente de toda la saga. En opinión del que les escribe estamos ante una obra “pasapáginas” donde casi todos los giros significativos ocurren al final (precipitadamente) y no consigue el suficiente bagaje como para tener entidad propia.

3.- ETERNA (The Night Eternal, 2011), escrita por Guillermo del Toro y Chuck Hogan

Y alcanzamos por fin la sin duda mejor novela de la saga –en opinión de un servidor- y un auténtico hito dentro de la mitología que hoy nos ocupa. ETERNA da un salto mortal a nivel de trama y se propone arriesgar en todo momento. Esta tercera entrega llega más allá del punto donde muchas otras sagas tan sólo se atreven a amenazar con que pasará pero luego todo se termina arreglando. Durante las dos obras anteriores se nos estaba sugiriendo que el apocalipsis podría ocurrir. Pues bien, la cosas han ido todo lo mal que podían ir y el fin del mundo ha llegado. El mal ha vencido de tal manera que parece imposible corregir la situación y a los antaño luchadores contra la plaga del Maestro tan sólo les resta huir y agazaparse. El plan del maligno vamipiro ha infectado los restos de la sociedad de una forma asombrosamente creíble y ha sometido a la humanidad de una manera tan efectiva como, para vergüenza del ser humano, comprensible.



ETERNA (The Night Eternal, 2011)

Y este es el escenario en que el lector se halla al abrir el libro, una obra que para sorpresa de todos ahora se ha vestido de género postapocalíptico. Perdonad que insista, pero estamos ante un mundo con unas reglas diferentes y una especie dominante distinta con todas sus consecuencias. A partir de ahí los acontecimientos encaminarán a los supervivientes hacia una desesperada batalla final contra el Maestro.

Y poco más puedo decir sobre esta culminación de la saga sin desvelar elementos imprescindibles. Ni siquiera es mucho más necesario sintetizar mi opinión. Se trata de una novela a mi entender redonda que ata perfectamente todos los cabos sueltos sin dejar de sorprender o de hacer evolucionar a los personajes. Un final más que digno a una odisea que vuelve a demostrar las bazas que estas novelas han mostrado desde su principio: un sólido universo, personajes impecables y una idea muy clara de qué camino abrir para conducir los acontecimientos al punto deseado. La única pega que le encuentro sea tal vez que, siendo una novela argumentalmente tan completa, afee más aún a la segunda entrega. De tal modo que un lector poco converso con esta saga pueda pasar de la primera a la tercera entrega sin perder ningún elemento sustancial de la historia.


LOS CÓMICS: DESDE LAS ENTRAÑAS DE LA EPIDEMIA

La versión de THE STRAIN para el noveno arte da comienzo en 2011 alojada en la editorial estadounidense Dark Horse Comics. Esta empresa americana está ciertamente familiarizada tanto con las adaptaciones de franquicias (STAR WARS, CONAN, ALIEN, PREDATOR, BUFFY), como en la producción de conocidos cómics de terror (Universo HELLBOY, BEASTS OF BURDEN, CRIMINAL MACABRE). Y hasta la fecha ha publicado tres miniseries de este universo, cada una titulada como su homónima literaria.

A las riendas del proyecto tenemos al guionista David Lapham (BALAS PERDIDAS, CROSSED, DETECTIVE COMICS), acompañado por el dibujante Mike Huddleston (MNEMOVORE). Lapham es un autor todoterreno que aparenta no sufrir miedo ante ningún proyecto -en su currículum cuentan tanto comics independientes, obras mainstream, del sello Vertigo o adaptaciones del videojuego CALL OF DUTY-, y en este caso se limita a traducir las novelas de la forma más fiel posible. Una labor cumplidora aunque ni difícil ni arriesgada dada la poca implicación de talento personal que para bien o mal transmite el cómic. Por su parte el dibujante Huddleston se encarga de plasmar el mundo de las novelas como todo buen cómic de terror debería ser: de forma oscura, sucia y perturbadora. El estilo de este artista, con ese toque tan de editorial independiente (aunque se deje ver cada vez más en colecciones de Marvel y DC) se muestra caricaturesco en clave feísta, acertando tanto en la caracterización de personajes como en el aspecto atemorizante de los vampiros. Si bien no estamos ante el mejor narrador gráfico posible, el dibujante de estas miniseries consigue hacer suyos los cómics y que unas viñetas que saben cuándo ser detalladas y cuando siniestras consigan sumergirte en el mundo que Guillermo Del Toro imaginó.

  

Portada de uno de los comic publicados y un viñeta de muestra

Ya a modo de conclusión, opino que los cómics - por cierto inéditos en España en el momento de escribir estas líneas- son la pata más endeble de la franquicia y el producto menos recomendable. No porque sean malos tebeos, que no lo son, sino porque no aportan nada original y sí por circunstancias del medio han de omitir muchos matices sobre la personalidad y emociones de los personajes que se encuentran en las novelas. De manera que tan sólo recomendar los cómics de THE STRAIN a aquellos que no tengan tiempo suficiente para ponerse con las novelas o que por el contrario deseen repasar lo leído pero con el valor añadido de una propuesta gráfica interesante.


LA SERIE DE TV: LA MITOLOGÍA SE PROPAGA

Una vez terminadas las tres novelas, sus autores de dejaron querer por unos medios ahora sí interesados y estuvieron barajando cual sería la mejor forma de adaptar su producto al formato audiovisual. La última encarnación hasta la fecha de La Trilogía de la Oscuridad sería por tanto la serie de televisión THE STRAIN. Estrenada en EEUU en 2014 dentro de la programación del canal de pago FX, el proyecto contó con la intensa participación de sus creadores. Guillermo del Toro y Chuck Hogan trabajaron en el guión del episodio piloto, el cual fue incluso dirigido por el cineasta mejicano. Como showrunner, THE STRAIN cuenta con Carlton Cuse, quien ha trabajado en series como LOST, BATES MOTEL o THE RETURNED. Se debería explicar también que la serie de televisión nació como un proyecto cerrado que durará entre tres y cinco temporadas dependiendo del apoyo de la audiencia.

THE STRAIN ha sido emitida en España bajo el mismo nombre en 2015, a través de los canales FX, Cuatro y Energy.

TEMPORADA 1

Sobre la primera temporada no me extenderé demasiado, sobretodo porque todo aquel interesado puede escuchar el programa de El Legado de Endor donde hablamos largo y tendido de la misma. Pueden encontrar dicho audio AQUÍ



Fotograma de la primera temporada

De hecho el presente artículo nace como una suerte de secuela en otro medio - jugando con el espíritu multidisciplinar del propio producto- a dicho podcast. Queridos oyentes, se os prometió más THE STRAIN y Raúl Martín cumple hoy con su promesa.

Y tan sólo remataré este apartado argumentando que el hecho de que antes de producción televisiva la obra haya tomado forma de novelas es una baza, porque ha aportado a la serie un universo muy sólido y trabajado.

TEMPORADA 2

Tras ser renovada en 2014, THE STRAIN comenzó a emitir su 2ª temporada en EEUU en verano de 2015. Cabe ser cuidadosos llegados a este punto para no estropear las sorpresas a los espectadores que se esperen a su versión doblada, de manera que seré bastante genérico a partir de ahora. A nivel de casting nos encontramos con que todos los actores continúan con su labor, si bien por exigencias del guión algunos personajes aparecerán menos de lo que lo hacían en su primera temporada.

En cuanto a la historia, vemos como el guión se separa todavía más de lo narrado en la 2ª novela - la cual en teoría toca adaptar- obrando en muchas ocasiones tramas completamente nuevas y reformulando lo contado en papel. Como ya ocurriese en la 1ª temporada con Dutch Velders (Ruta Gedmintas), continúan debutando personajes exclusivos de la serie que conviven con los importados de la novelas. Pero que nadie se asuste, que las nuevas tramas y personas no hacen sino enriquecer lo narrado en los libros favoreciendo la historia existente. No cabe duda de que se está inflando el argumento con la intención de sumar minutos a la serie, pero esto se está llevando a cabo por un equipo cabal y el resultado no se resiente. Esta serie de injertos podrían ser parte del plan comentado antes para conducir la ficción televisiva a las cinco temporadas.



Fotograma de la segunda temporada

Y llega ya el momento de terminar el presente texto. Lo haré con la opinión personal e intransferible de un servidor. Hay que ser consciente de que ninguna de las obras tratadas hoy hará historia dentro de su género. La franquicia cuenta tanto con amantes como detractores, cuyos argumentos son incluso comprensibles: fan service, poca originalidad, presupuestos ajustados... Sin embargo vale la pena probar alguno de los productos de esta franquicia -yo recomiendo empezar por la serie y acabar por los cómics- para que uno pueda formarse su propia opinión, dado que no se puede negar el esfuerzo y esmero que hay tras todos y cada uno de los proyectos basados en estos vampiros tan particulares. Se trata de un plato pensado para consumidores del género de terror, pero que por otra parte puede ser accesible a otros públicos. Pero ojo, acércate a estos vampiros contaminados con cautela, o puede que su mundo te atrape e infecte tu mente de manera peligrosamente adictiva.

© Raul Martín
Octubre de 2.015

| Volver al menú |