UNCANNY X-CLAREMONT

Artículo creado por Raúl Martin y maquetado por Kurtz para La Órbita de Endor.
Prohibida la reproducción total o parcial sin el consentimiento de su autor.
| Volver al menú |

The X-Men, más tarde denominada Uncanny X-Men, por raro que parezca fue una colección que fracasó en su primera incentiva como colección regular. La serie dejó de publicar material original en su #66 (1970) debido a las malas ventas, y no fue hasta que llegó un nuevo intento de reflotar la franquicia con el Giant Size X-Men #01 (publicado en 1975, escrito por Lein Wein y dibujado por Dave Cockrum) que la situación empezó a revertirse. Sin duda, aunque no figuró en el equipo creativo que lanzó a Tormenta, Lobezno, Rodador Nocturno y compañía, a lo largo de los años un artífice indiscutible del éxito de esta formación mutante ha sido el británico Chris Claremont. Este guionista se hizo cargo de la serie una vez los personajes fueron presentados, y ya desde el principio comenzó a cribar lo bueno de lo malo descartando a algunos (Ave de Trueno, Fuego Solar) y potenciando a otros (Lobezno, Rodandor Nocturno); amén de presentar incorporaciones en el momento idóneo (Gata Sombra, Pícara).



En resumidas cuentas, Claremont supo hacer suyo el universo mutante con personajes que tanto daba que fueran de creación suya o no. Puesto que por raro que pueda parecer, el guionista inglés no alumbró a tantos personajes como en general se piensa, sino que más bien los heredó (la formación entera del Giant Size X-Men 01) o los fue reciclando (Dazzler, Kaos, Lonshot). Por otra parte, creaciones suyas son Pícara, Gatasombra y Gambito; o la formación original de Los Nuevos Mutantes. A nivel de los villanos la factura de nuestro invitado de hoy comprende nada menos que a Dientes de Sable, Mística o Mr. Siniestro. La fórmula que Claremont empleó resultaba de lo más efectiva. Desde muy pronto y durante toda la trayectoria de 16 años al frente de Uncanny X-Men, la propuesta del escritor se asentó en plantear personajes carismáticos (Lobezno, Rondador Nocturno, Dientes de Sable, Gambito). También se podría decir que se produjo cierto efecto de antelación a su tiempo al imponer el peso de personajes femeninos (Fénix, Tormenta, Pícara), dotándolos de independencia, protagonismo y paridad con sus compañeros masculinos. Además, para rematar las claves de esta triunfante planificación, Claremont planteó para sus personajes la épica plasmada en grandes batallas, aventuras espaciales y viajes en el tiempo.

Pasemos ahora a rememorar los dibujantes que, acompañando a Claremont, más profunda y grata marca dejaron en la colección. Entre paréntesis hago constar los años durante los que trascurrió su andadura en Uncanny X-Men:

Dave Cockrum (etapa como dibujante principal, 1975-1977): Este autor, si bien todavía estaba emparentado con la herencia clásica de la que la colección procedía, supo imprimir en la serie momentos destacados como la aparición de Fénix, la saga de Krakoa la isla viviente, o la trágica muerte de Ave de Trueno.

John Byrne (1977- 1981): La suya es para muchos fans acérrimos de X-Men la más gloriosa etapa que ha alcanzado este comicbook. Sea o no esto último cierto, resulta innegable que este dibujante inauguró una modernidad en la colección de la que no se separaría en décadas. Byrne supo aportar también muchas cosas al guión, por algo tras salir de esta serie se fue a consagrar como autor completo (guión y dibujo) en los 4 Fantásticos. Aquella fue una época frenética en que el grupo no cesó de ir de un lado para otro en un derroche de imaginación que resultó la envidia de todo cuanto cómic se publicaba en su momento. Toda la etapa de este tándem es destacable, aunque sería imperdonable no nombrar dos momentos inolvidables de la historia mutante como La Saga De Fénix Oscura o Días Del Futuro Pasado.



Paul Smith (1983): Estamos ante una etapa corta pero intensa, de grandes cambios. De los lápices de este profesional de dibujo claro y elegante surgió el look punk de Tormenta, y la aparición de nada menos que Gata Sombra y Pícara. El universo mutante también se expandió en esta época con las primeras apariciones de los Morlocks, el Imperio Shi'ar y los extraterrestres del Nido.

John Romita Jr. (1983-1986): Los mutantes tuvieron una cruda travesía por el desierto, alegóricamente hablando, durante los números capitaneados por el hijo del mítico Romita. El trazo ceniciento, afeador y angular de este dibujante acompañó a la perfección los sufrimientos y derrotas que sufrieron los mutantes por aquel entonces. Destacar por encima de todo que entre otras cosas asistimos al juicio de Magneto, el fichaje de Rachel Summers (Fénix 2), o la cruda saga de La Masacre Mutante. Lo dicho, una etapa no apta para amantes de los happy endings.



Arthurt Adams (Anuales 1985, 1986, 1988 y 1990): No nos podemos olvidar de uno de los mejores ilustradores que ha tenido la colección, pese a no haber dibujado nunca ningún número de la serie regular. Adams reivindicó con unos magistrales trabajos, preciosistas, espectaculares y detallados, que los anuales no eran un mero "sacapelas". Sino que podían ofrecerle al lector imborrables historias como las Guerras Asgardianas o los Niños-X en el mundo de Mojo.

Barry Windsor-Smith (Uncanny X-Men #198, #205 y #214. 1985- 1987): Aportación breve pero brillante la de este autor, de dibujos tan híper detallistas y recargados, con tramas de tinte más personal dedicadas a Tormenta, Lobezno Y Dazzler. Si hubo algo parecido a historias de autor en los X-Men, definitivamente son estas.

Marc Silvestri y Rick Leonardi (1987-1990): Este tándem de dibujantes ilustraron las letras de Chris Claremont con trazo diestro y espectacularidad. Si Silvestri era pura elegancia y plasticidad, Leonardi aportaba robustez, contundencia y aspereza a la colección. Eran una mezcla bastante antagónica, la verdad. Aunque sin ellos seguro que no hubiera lucido igual el gran cambio de filas que aconteció en aquella época (se marchan Gata Sombra, Rondador Nocturno y Fénix 2; y se alistan Kaos, Dazzler, Longshot y Mariposa Mental). A nivel se sagas, en esa época podemos disfrutar de momentazos como la lucha contra el Adversario (como parte de La Caída de los Mutantes) y la aparente muerte del grupo en Dallas; la cruenta lucha que supuso el regreso del Nido (ahora con mutantes como huéspedes), la saga de Ghenosha o el mega-crossover de Inferno. Una etapa francamente imprescindible de la colección.

  

Jim Lee (1990-1991): El último dibujante que acompañase a Claremont sería este coreano que gracias a sus páginas para los mutantes ascendió a un trono que todavía hoy es recordado. De la mano de este artista el lector asistió a la llegada del carismático Gambito, al crossover Proyecto Exterminio, o a la división de los Hombres-X en el equipo Oro (liderado por Cíclope) y el equipo azul de Tormenta.

En 1991, Chris Claremont deja las colecciones de mutantes por diferencias con el editor Bob Harras. Se rumoreaba que este jefe tenía favoritismos hacia la estrella Jim Lee y con otros dibujantes hot, cuya lentitud y cambios de guión llevados sin consultar hacían muy difícil la labor del guionista que había levantado la franquicia de la nada. Quedaba atrás una exitosa etapa de 16 años. El inglés regresaría sin embargo durante otra etapa a los mutantes en el 2000. Se hizo cargo de Uncanny X-Men, y X-Men. Además creó junto al español Salvador Larroca la serie regular X-Treme X-Men. Como testamento dentro del universo mutante Claremont nos legó su larga trayectoria en Uncanny, la novela gráfica "Dios Ama, El Hombre Mata", y la creación de las colecciones de Los Nuevos Mutantes, Lobezno, Excalibur y la mencionada X-Treme X-Men.



Curiosidades:

Tormenta y Rondador Nocturno estuvieron a punto de ser personajes de la Legión de Superhéroes de DC Cómics, eterna competidora de Marvel. Resulta que los diseños de estos dos mutantes fueron descartados cuando Dave Cockrum los presentó a los editores de la Legión. Cuando más tarde fichó por Marvel, el ilustrador los ofreció como parte del nuevo grupo que estaba creando junto a Lein Wein (Giant Size X-Men 01).

Los líos amorosos y genealógicos siempre han estado presentes entre los mutantes. Uno de los más retorcidos quizá sea la manera en que al guionista de turno - hablamos de una etapa post Claremont se le ocurrió resolver el enquistado hilo argumental que unía a Rondador Nocturno con Mística desde hacía años. La brillante idea no fue otra que plantear que Mística había sido el "padre" de Kurt Wagner (Rondador), engendrando a este tras tomar forma de varón. Ver para creer.

En los años 80 hubo un crossover entre Uncanny X-Men y Teen Titans (Los Nuevos Titanes), que por aquella época, además de ser su homónimo en DC Comics, compartían exitosas ventas. Y es que las banderas caen cuando se trata de hacer dinero.

El nº1 de X-Men (2ª serie de X-Men que creasen Chris Claremont y Jim Lee) sigue en la actualidad manteniendo el récord del cómic USA más vendido de la historia. Vendió 8.100.000 copias y recaudó cerca de 7.000.000 de dólares.

El personaje de Júbilo está inspirado en la Robin de Batman The Dark Knight Returns.



En Aliens/Predators: The Deadliest of the Species #5, guionizado por Chris Claremont, se puede apreciar como los predators dieron caza a varios héroes, Lobezno y Cíclope entre ellos.



Claremont y Cockrum tuvieron un cameo en Uncanny X-Men #105.



Scott Summers y Jean Grey se fueron a celebrar su luna de miel junto a los Wildcats.



El grupo indie de Granada Los Planetas escribieron para la cara b de un single la canción "Política Celestial", que está inspirada en Días del Futuro Pasado (se entienden claramente las alusiones a los Centinelas y su acoso hacia los mutantes).

| Volver al menú |